viernes, noviembre 10, 2006

Keep Walking

Són las siete de la tarde y dejo lo que queda para el dia siguiente. Es la festa major de la UAB.

Pienso en bajar a letras donde está el montón, pero tanto A como D ya se han largado. C no quiere bajar, ha quedado. Y yo me siento viejo.

Será la octava fiesta mayor de la autónoma que vivo. Desde las míticas fiestas en el eix central, entre ciencias y letras, donde conocí a aquella mujer. Pasando por la apoteosis alcohólica adolescente de hace cuatro años, con comas etílicos y ambuláncias que no podían pasar. Luego vino la decadéncia de la fiesta los jueves en la rambla nord.

Pero para decadente ya estoy yo, así que me acuerdo de M, lo llamo, sigue en la universidad, acepta y nos vamos para el montón.

La troba Kung-fu en el escenario me recuerda mi edad, vi nacer dusminguet, quizás el grupo que más he visto en directo. Necesito un trago. Primero cerveza, luego vodka limón, y luego más. Cine gigante en la plaça civica, una gallega y su amiga, el alcohol llama al alcohol, vamos a una barra.

- Oye, ponme dos vodkas con limón.
- Ella: Uy para dos no tengo.
- El: Si que tenemos, si.
- Mierda, si no tienes, dame los vasos que me voy a otro lado.
- Si que tenemos, si.
- Niño, devuelveme los vasos.
- Pruebalo primero, ya verás como hay.

...

- Mierda, esto es Martini.
- Es vodka.
- ¿A mi me vas a enseñar a que sabe el vodka?
- Es vodka
- Mira, metete esto donde quieras y devuelveme el vaso.
- Joder, llevatelos por un euro.
- ¿50 centimos cada vaso? para ti.


Así que cae martini, luego mas vodka, una tarragonina y su amiga yankee, que beben ron.

No conozco a nadie, ni de vista, ya solo veo alumnos en el bar a la hora de comer. Veo la parada de ingeniería química. Mierda, ahí si conozco gente del bar, quizas hasta me encuentro a la castellera enmascarada. Así que voy a por vodka, pero no conozco a nadie, claro, los que conozco són doctorandos, no alumnos. Maldito abuelo.

Vienen las mallorquinas. Una se llama May, discusión sobre el nombre, que al final es Mayte. Resulta tener diecisiete años, el abuelo decide darle más al vodka. Nos lian para bajar a barna en los ferrocarrils, vamos. M ya tiene pinta de cadaver.

Las ramblas, hasta luego a May, irán al plataforma luego. Yo me llevo al cadaver a un bar de escudellers. Vodka, solo es la una y media.

Ramblas, las putas intentan llevarse al cadaver, lo rescato. Fellini, Enfants, Apolo, no dejan entrar al cadaver, que hasta da miedo. Así que le pego fuego al último cartucho y hacia el plataforma, tampoco lo dejan entrar, me cruzo con ella en la puerta. Hasta aquí podíamos llegar, a la mierda el mundo. Son las tres y no hay metro.

Ramblas, las putas contraatacan, me lo llevo al moll de la fusta a ver si le da el aire. No resucita, así que taxi a su casa.

Me levanto a las 12 en el sofá, sin resaca, nunca tengo resaca. Tenia que ir a las lecturas de tesis de compañeros del departamento de 9 a 13. Sigo sumando puntos de reputación. El cadaver resucita y no recuerda nada. Así que vengo para la uni a recuperar el coche, como algo y aquí me teneis ahora, haciendo la contracrónica.

Sigue caminando, y cuando llegues a la meta, mira atras, y adéntrate riendo en la nada.

2 Comments:

Blogger klept0 dijo...

Qué te puedo decir... creo que tienes distorsionado el concepto abuelo y que es más bien circunstancial, del entorno, pero deberías adoptar como lema eso de que los hombres como el vino, cuantos más años mejor.
Tienes una ventaja y es que siempre está mucho mejor visto un hombre experimentado con una buena moza que al revés (me cachís)... así que no des las cosas por sentadas, que si nos atenemos a la legalidad una moza de diecisiete, si la cosa es consentida... bueno, pues eso.
Y si no, queda demostrado que eres un hombre de principios, no abandonas ni en estado cadáver, y digo, veo que no es lo mismo que cuando paseas con un perro que se liga más... Deja de adoptar canes virtuales y tírate al parque con el can de la vecina que has de secuestrar previamente.

No se me ocurre nada más por el momento, buen fin de semana Moloko.

ñ_ñ

10/11/06 21:17  
Blogger MoLoKo dijo...

Mujer, creo que una fiesta universitaria donde ya no conoces a nadie ni de vista, es un momento donde te puedes sentir abuelo circunstancial.
Y no es por ganas de quedar mal (o si), pero yo habia dejado todas las cosas en el coche, que estaba aparcado en la uni. O sea que o seguia con el cadaver o dormia debajo de un puente.
Habrá que pensarse lo del perro, ya puestos de perdidos al rio.
Y para acabar, se verá como se verá, pero sigo prefiriendo una mujer hecha a una por hacer.

13/11/06 12:15  

Publicar un comentario

<< Home