domingo, enero 24, 2010

La galera laboral

Abajo están los remeros, inclinados sobre los remos, bogando sin parar, sus hipotecas son sus condenas.

Un poco mas arriba está el que da los latigazos, se cree importante, pero si el barco se va a pique él se pudre en las cubiertas inferiores.

Un poco mas arriba está el del tambor, marca el ritmo pero está tan condenado como todos los de abajo.

Arriba, en cubierta ya toca el aire, están los que mueven las velas según sopla el viento, lameculos y pelotas. más arriba están los que suben a los mástiles, trepas se les llama, las dos clases saben nadar y casi siempre se salvan.

En el alcazar oficiales que solo saben pavonearse y mostrar galones. El capitán está solo, pero todos están solos, suele ser el que menos tiene idea de todo. Si se hunde el barco todos ellos tienen un bote preparado, ni se mojan la ropa.

Un náufrago abrazado a un madero los ve venir, el muy imbécil cree que hace un buen trato si lo suben y le permiten ponerse a remar.

¡Ah del barco! - Me pongo a gritar

3 Comments:

Blogger kleptØ dijo...

¡Ah!, esa incompatibilidad que aún nos arranca metáforas de todo tipo: la felicidad laboral.
Y a este paso, así hasta los 68 años... O_o

26/10/10 23:43  
Blogger MoLoKo dijo...

Bueno, quizás no merecemos otra cosa.

En la última huelga, gente de mi entorno laboral no hizo huelga, decían, para castigar a los sindicatos, los muy imbéciles.

De aquí al vivan las caenas, dos pasos.

6/11/10 22:34  
Blogger kleptØ dijo...

Pos sí... u_u

19/11/10 20:15  

Publicar un comentario

<< Home