jueves, enero 07, 2010

La oreja rota

Marco espera su turno sentado, con la espalda muy recta, quiere dar buena imagen. Él es el último, otros han entrado antes, ninguno ha vuelto a salir.

La secretaria abre la puerta y le pide que entre, una sala grande, mucho mayor de lo que esperaba, los demás están allí, sentados contra las paredes. En el centro hay un enorme escritorio donde está el que decide, le indica que se siente enfrente.

Antes de continuar con el proceso, dice el que decide, queremos una demostración de su compromiso, córtese la oreja izquierda.

Marco se sobresalta, sobre el escritorio hay una navaja de afeitar y una toalla blanca, antes no las había visto. Observa a los demás, en los que no se había detenido antes, todos tienen una oreja cubierta por gasas.

Marco decide que él no es menos que nadie, coge la navaja y sin un quejido se corta la oreja izquierda, rápidamente aplica presión con la toalla, no quiere mancharse la camisa nueva. La secretaria, vestida ahora de enfermera, desinfecta la herida y la cubre con gasas.

¿Como continúa el proceso?, pregunta Marco para romper el incómodo silencio. No hay respuesta. Poco a poco, Marco nota una sonrisa dibujada en el rostro del que decide, mira alrededor, los demás también sonríen, quizás siempre habían estado todos sonriendo. Uno a uno, los otros se arrancan las gasas para mostrar sus pabellones auditivos intactos.

Marco mira al que decide para pedirle explicaciones. Lo lamento, dice este, creemos que no encaja usted con el perfil que buscamos para el puesto.

La enfermera, que vuelve a estar vestida de secretaria, le indica a Marco que la siga hasta la salida, él la acompaña dócilmente. Una vez en la calle, Marco comprende que está de acuerdo con el que decide, no reunía las condiciones necesarias para el puesto.

Camina hacia el metro nervioso, esa misma tarde tiene otra entrevista de trabajo.

1 Comments:

Blogger kleptØ dijo...

No lo había leído, he estado algo desconecting últimamente: bravo, un gran relato.

ñ_ñ

19/11/10 20:19  

Publicar un comentario

<< Home