lunes, julio 03, 2006

La sociedad del corcho

El otro dia me explicaron un experimento con ratones, rollo los perros de pavlov.

Los investigadores cogian ratones, uno por uno, y los ponían en un recipiente grande con agua, pongamos una bañera. Entonces cronometraban cuando tiempo tardaban en ahogarse (Luego se quejan de que no haya fondos para investigación). Al final tenían una media del tiempo que un ratón aguanta antes de ahogarse. Pongamos unas 6 horas.

Una vez tienen la media, echan otro ratón de las mismas características, que tendría que durar 6 horas. Pero cuando lleva cinco, le tiran un trozo de corcho para que se agarre y lo dejan descansar. Cuando lleva media hora cogido al corcho, se lo quitan.

La pregunta es: ¿Cuanto tardará en ahogarse el ratón? Pensaríamos que aguanta seis horas más si ha descansado lo suficiente, menos si está cansado. Pues resulta que el ratón aguantó quince horas más antes de ahogarse.

Le habían dado esperanza, el ratón seguía aguantando porque esperaba que le echaran otro corcho, los ratones anteriores morían tan pronto no por cansancio sino por resignación.

Al final todo funciona de la misma manera, en el trabajo un dia te dijeron que lo hacías bien y te subieron el sueldo. Ahora tu te rompes los cojones haciendolo bien creyendo que volverá a pasar. Si no te echaran un corcho de vez en cuando, acabarías deprimido, de hecho lo llaman mobbing. Y al final juegan con eso, y lo saben, supongo que estas cosas las enseñan en las facultades de empresariales:

-¿Que necesitamos para que los empleados trabajen mejor?
- Creo que si conseguimos que estén contentos, se esforzarán más.
-Incorrecto, eso vale dinero, solo necesitan la esperanza de conseguirlo. La esperanza es grátis, ¿y que os tengo dicho de malgastar los recursos?

Con las relaciones pasa lo mismo, al principio has estado con varias mujeres, pero cuando tienes veinte años conoces una mujer cojonuda. Aquello acaba, y a partir de entonces vas probando y no encuentras nada igual. Pero tu sigues buscando: te han dado esperanza, ya estás pillado. Ya no caerá otro corcho pero tu sigues en la trinchera, buscando. Si no hubiera caido el primero, te lo tomarías de otra manera, mas realista quizas. Al final acabarás ahogándote de todas maneras, mejor no hacer el ridículo.

Mierda, creo que necesito un corcho, digo un trago.

6 Comments:

Blogger klept0 dijo...

Tengo un amigo que me explicaba el sábado que para llevarse una tía a la cama, no hace falta invitarla a nada (cero presupuesto), simplemente insinuarle que se lo pasará de puta madre (hablar es gratis).

Sí supongo que las promesas alimentan, y nos hacen felices las asfixias. Mejor me tiro al tequila, añejo y doble de limón. Ô_Ô

3/7/06 17:56  
Blogger iSaac dijo...

Moloko, es la última vez que te cuento un experimento! Eso era un secreto!!

Ahora ya no volveré a impresionar a nadie con esa historia.

Mu mal mu mal!!

3/7/06 22:13  
Blogger MoLoKo dijo...

klept0: nos dedicaremos a las promesas pues en las discos.
isaac: Vaya, no era mi intención.
Porque impresionar impresiona la verdad. Ahora, quizas habría que cambiar los ratones y el ahogarse por otras cosas. Claro, depende de a quien quieres impresionar, ratones ahogándose supongo que són la hostia de románticos.

6/7/06 14:43  
Blogger iSaac dijo...

Al margen de comentarios ligueros, tio, la tendencia de tus entradas es cada vez más oscura! Te das cuenta?

Necesitas un cambio nenj, cada vez estas mas pesimista. Se nota que pasas mucho rato con comandante!!

Ánimo tio, que la vida, si estas a buenas con ella, puede ser muy dulce. Incluso me atrevería a decir que si la chuleas bien, puedes conseguir que te la chupe!!

7/7/06 00:36  
Blogger MoLoKo dijo...

Isaac: Ya lo he dicho, creo que necesito un corcho. Aún sabiendo que es un corcho, necesito uno.

7/7/06 14:23  
Blogger Comandante dijo...

Existen 2 tipos, las que vuelan y las que son putas.

;-)


¡Malditas gallinas!

12/7/06 11:59  

Publicar un comentario

<< Home