jueves, febrero 02, 2006

Smoking Kalashnikovs

Amsterdam no está como la otra vez, yo tampoco. La otra vez fué hace siete años, era muy joven y viajaba en solitario por la vieja Europa en interrail. La ciudad está diferente, es invierno, enero, no hay turistas. Cuando vas en verano sorprende la cantidad de gente con la que preferirías no toparte a solas, en invierno siguen estando, pero los que no están son los turistas. Sin la capa de turistas que la cubre, la ciudad muestra sus vergüenzas.

Estoy resfriado, con la nariz congestionada, tengo los oidos tapados, se me han tapado en el avión, al comenzar a descender, cosa de las presiones. Oigo fatal, pero bueno, ya se destaparán. cogemos un tren y nos plantamos en la estación central de Amsterdam. Hace un frio de cojones. Con guantes y bufanda hace un frio de cojones también. Nuestro hostal está cerca, en el mismo barrio rojo, vamos hacia allá. Esperaba encontrar el Dammrak que recordaba, no me dan ni la oportunidad, hay obras en la estacion central y toda la plaza de delante está levantada, así que hay que salir por un lateral, me hubiera hecho gracia, la nostalgia y eso.

Llegamos a nuestro hostal, pagamos, nos dan una habitación de 5 con baño incluido, mejor de lo que esperábamos, tenemos dos compañeros, una tipa que no habla y un yanki de California que reniega de su país. La verdad es que apesta a fachada, ya sabeis:

-Jeremy, quando vayas por Europa di que bush es un mierda y que los estados unidos apestan, que a un amigo de un amigo ...

Dejamos las cosas y salimos a buscar un CofeeShop. La calle, que és un canal también, está en obras. Fumamos, bebemos, el alcohol está muy caro. A la gente la sangran aquí arriba, claro que cobran más. Siempre la misma mierda, cuando te parece que en algo tienes ventaja, cambias el enfoque y las cosas vuelven a su sitio natural.

Volvemos al hotel, fumamos. Decidimos ir a por mas maria, está oscuro, llegamos a un cofee, pillamos AK-47, pega fuerte. Como si bebes te sangran, decidimos volver. En el canal de nuestro hostal hay obras, un contenedor inmenso proyecta una sombra en medio de la acera. Vamos caminando, yo delante, Xavi y Enric detrás. Hay tres tipos apoyados en el container, negros, uno alto me dice:

- Amigo, ...

Paso, sigo andando, miro atrás, veo como el alto le dice algo a Enric, de repente lo empuja. no me fijo más, tengo a otro de los tres cogiendome de las solapas de la chaqueta.

- Gimme your money!

A ver, llevo toda la pasta encima, eso són 250 eurazos. Va a sacar la cartera su puta madre. Le cojo los brazos.

- I don't want any problem with you!

Le digo, el tio repite su frase y yo la mia. Valoro la situación, Enric está arrinconado por el alto y el otro, yo con el mio, con nuestro mantra particular. Xavi está en medio, nadie ha ido a por el, va de un lado a otro. Pasa gente, Xavi grita.

- Help! Help!

Nadie le hace caso. Pasa un coche en medio y lo mismo. Total, que no puedo salir por patas porque Enric está acorralado.

- Gimme your money! I have a gun!

Se ha cansado del mantra, hace como que se baja la cremallera. Es un farol, si llevara pipa no se hubiera estado medio minuto repitiendo frases. Sobretodo no me hubiera permitido tenerle cogido de los brazos. Me han intentado atracar unas tres veces, nunca han sacado nada, se limitan a intentar intimidar y punto, si aguantas, se van, no quieren problemas, lo quieren facil, y sin mucho ruido. El tipo está bajandose la cremallera, solo me coge con una mano, así que lo empujo. Se queda a un metro mio, me mira desconcertado.

- I have a gun! I'll Shot you!

Ha perdido toda la credibilidad, lo sabe. Paso de el y vuelvo a centrarme en Xavi y Enric, siguen igual, Xavi en tierra de nadie y Enric acorralado en una esquina. Toca sacarlo. por suerte, Xavi ve que me he sacado al mio de encima, así que se decide en sacar a Enric de la esquina.

- Look at your friends.

Dice el mio, con la mano todavia en la cremallera. Tu puta madre, payaso, ya has hecho tu papel, y has fallado, ahora deja de tocar los cojones y quedate en un segundo plano.

De repente, Xavi se decide, se mete en el rincón y saca de un empujón a Enric, cuando llegan a mi altura paran, les damos la espalda y nos vamos, andando. A Enric le han sacado calderilla, centimos. Seguro que se fueron sin mirarse las caras los unos a los otros, y que a la mañana siguiente estaban enviado curriculums. Si es que, el que vale vale, y el que no ...

A todo esto, las cosas claras, el tipo saca aunque sea un abrelatas y le doy hasta los calzoncillos si quiere.

Mas tarde, Jeremy nos dirá que en L.A. hay que soltar la pasta, que allí todos van con pipa y te vuelan el estómago a la primera. Ya he cambiado la opinión sobre Jeremy, el tipo se mete una botella de vino tras otra sentado en la habitación, fuma, vaya, que a pesar de ser yanki es un tipo normal. Comprobaremos su paciencia un dia después, cuando las mejicanas y las colombianas entren en acción. Pero eso será otro dia.

Tiene gracia, el tipo no llevaba pipa y resulta que yo llevaba un fusil de asalto sovietico en el bolsillo de la chaqueta. Ahora toca reirse y fumar, ingenieria soviética envuelta en papel de liar.

2 Comments:

Blogger Comandante dijo...

Abueloooo!! El INISTON!!! Dices taponaos... estabas sordooo!! jaja

Los negros malos malos eh? jaja


Un saludo!
Xavi



PS: Por fin te has decidio a escribir nenaza!

2/2/06 16:10  
Blogger iSaac dijo...

Ya era hora que escribieras cabrito.

Muy interesante tu historia. Realista como la vida misma.

Como tu dices, es para cagarse. Pero increible que parezca, uno en una situación como esa, hasta piensa y todo. Lo malo es que a veces nos equivocamos.

Un abrazo yonki! jeje!

8/2/06 12:28  

Publicar un comentario

<< Home