viernes, noviembre 25, 2005

Un enorme montón de mierda

Fuimos a jugar a tenis. Hacía muchos años que no jugaba. Xavi decia que tampoco, no sé, si no era cierto al menos lo parecía. Es de noche, acabamos de salir de los trabajos.

- No vamos a ver nada.
- Hay luces, vemos.
- Mierda, hace un frio de la ostia.
- Nada, Cuando hayas perdido el primer set, ya no tienes frio.

Nos cambiamos, salimos a las pistas, hay cinco, tenemos la número tres. Sacamos las bolas, Xavi trae catorce, yo cuatro. Dice que cojamos las suyas, para no juntar. Me parecen muchas, aún así, después nos hartaremos de ir a recogerlas a la red.

Peloteamos, estamos gritando todo el rato, los tipos de las pistas de al lado nos miran mal. La pelota no cruza tres veces seguidas por encima de la red.

Decidimos empezar a jugar, que hace mucho frio. Empieza sacando Xavi.

-¿Saco?
- Sacatela!

Jugamos, hace como que no se acuerda de como se cuentan los puntos, vamos recordando las reglas gritándonos de un lado al otro del campo. Los vecinos nos miran peor.

Seguimos jugando. Le gano el primer set, fácil. Empezamos el segundo, seguimos gritando. Se nos cuela una bola en el campo de al lado, les pedimos a los tipos que nos la devuelvan, se hacen los sordos. Les caemos mal, ellos no se gritan de lado a lado del campo, claro. A la tercera vez nos hacen caso, nos la devuelven. Al menos ya no tengo frio.

Seguimos jugando. Gano el segundo set, rápido. Subo a la red.

- Ya está, se acabó.
- ¿Como que se acabó?
- Vamos 2-0, se acabó.
- Vamos a cinco, ¿no?
- Que pasa, no te quieres ir con un 2-0 a casa? de acuerdo, te irás con un 3-0.

El tipo no se dá. Aunque sea por agotamiento, te tiene que ganar al menos una vez. Eso está bien, en otras cosas se lo hago yo a el. Le toca sacar.

- ¿Saco?
- Sacatela!

A la mierda los pijos, seguimos gritandonos los puntos de punta a punta, insultándonos, protestando las lineas.

Me gana el tercer set, de paliza. Los pijos se cambian de pista, pero antes me preguntan si tenemos una bola suya.

- No.
- Creo que se nos ha caido por aquí.

Miro un par de bolas, sin ganas.

- No, estas són nuestras.

Xavi los oye, les pregunta como és, le describen el logo. Él mira con más ganas, la encuentra, se la devuelve. Yo no lo hubiera hecho.

Seguimos jugando, me gana el cuarto set, de paliza también. Empiezo a buscar excusas, hay una luz que me deslumbra. Cambiamos de lado de pista. Al final gano el último set, la luz le deslumbraba a él.

Salimos, son las diez, vamos a tomar una cerveza, a la vila. Con una cerveza en la mano el mundo se vé diferente.

Hablamos de mujeres, antiguos rollos, cada uno recordando sus decepciones, yo tengo varias, alguna fuerte. El no se queda atras.

Hablamos de política. Mierda, me había prometido a mi mismo no hablar de política nunca más. Recordamos aquellos tiempos cuando aún creíamos en cosas, eramos jóvenes, luego vinieron las decepciones.

Se hace tarde, nos movemos, a Cerdanyola, me lleva a un bar. Pide una tisana para dos, yo creía que era una infusión, en ese bar és una mezcla de varias cosas, lleva alcohol, me vale.

La camarera tiene sus años, se la nota desgastada por la vida, ha visto demasiada mierda ya. Xavi dice que se lió con un amigo suyo, quince años mas joven, que jugaba al futbol en el mismo equipo que el hijo de ella. ¿Se enteraría? ¿Lo sabría el resto del equipo? ¿Como diablos se puede sentir un tipo con eso? Mierda, ¿como aguantamos nosotros lo que aguantamos?.

Seguimos hablando de política, la libertad. Él piensa que somos libres, que puedes hacer lo que quieras. Yo le niego la mayor, somos el resultado de millones de años de evolución, estamos condicionados en la mayoría de cosas. Somos el cerote que está en la cúspide un enorme monton de mierda. Nuestra libertad se limita a escoger con que otros cerotes te relacionas. No lo convenzo, no quiere ser un cerote.

Nos vamos, se nos han hecho las dos y media, es un martes, llevo una semana llegando a casa después de las tres.

Llego a casa y me echo a dormir en mi enorme monton de mierda. Diría que soñé que las cosas són diferentes, pero mentiría, ya no sueño.

4 Comments:

Blogger Comandante dijo...

Eeepa!
Lo que dices de hace como que no se acuerda de como se cuentan los puntos tiene una explicación coherente: joder! simplemente no me acordaba si a 40 se acababa o tenías que superarlo... joder, yo no me dejo llevar por las putas modas de la tele, con el Nadal ese ahora todo el mundo soys expertos en tenis. Qué? también sabes qué cojones usan de combustible los fórmula1, lo q pesan esos cacharros y hasta cuanto da el cuentarevoluciones no? putos yonkis!

Lo demás, lo corroboro todo. Incluso que me ganó fácil.. pero preguntádle a ver que tal con el squash... (tengo que defenderme señores!)
yo,comandante:4 puntos
molokotón:14 puntos
molokotón suelta: ja pringao! (más o menos)
yo,comandante escupe: chaval hasta 15 no se gana.
resultado...
yo,comandante:16 puntos
molokotón:14 puntos

ja! que grande!

26/11/05 14:32  
Blogger MoLoKo dijo...

Niño, que estamos viejos para pensar que el tenis empezó con Nadal.
Es lo que tiene tener la memoria de los peces.
Apa, el próximo dia que tengamos squash, te callaré esa boquita.

26/11/05 20:34  
Blogger Comandante dijo...

Vaya... para que empezamos a tener telarañas. O los bracitos cansados y los dedos agotados para escribir.. claro que de las ideas ya ni hablamos. :-)

12/12/05 16:44  
Blogger Comandante dijo...

Queremos leer la historia de los negros del infierno!.

24/1/06 20:25  

Publicar un comentario

<< Home